//Bodega Albet i Noya, pioneros en el cultivo ecológico

Bodega Albet i Noya, pioneros en el cultivo ecológico

Máxima calidad de la uva y el respeto por la vid. Esa es una de las premisas fundamentales que Albet i Noya imprime en todos sus proyectos. Una bodega pionera en el cultivo ecológico de la vid en el Penedés y el resto del país.

En la localidad de Sant Pau d’Ordal, Subirats, un municipio de la comarca del Alto Penedés, en Barcelona, nos encontramos con la bodega Albet i Noya. Su principal logro y motivo de satisfacción personal y profesional es haber sido pioneros en el cultivo ecológico de la vid en toda la zona y el resto del territorio español.

Desde 1903 la familia Albet habita la finca Can Vendrell, aunque no es hasta la cuarta generación, cuando finalmente se introduce el cultivo ecológico de las viñas. Esto sucede a finales de los años setenta. Todo comienza cuando Josep María Albet i Noya produce el primer vino ecológico, un Tempranillo exclusivamente destinado al mercado danés. Poco a poco, la finca crece y la dedicación al cultivo ecológico alcanza su esplendor. Ya en los años ochenta, la familia adquiere la finca.

Han sido varios los proyectos que nos arrojan luz y ejemplos de la investigación y la constante mejora en sus instalaciones. A finales de los noventa, recuperan variedades antiguas abandonadas en el Penedés tras el paso de la filoxera…

Cultivo, elaboración y distribución. Estos tres elementos se combinan hábilmente hoy en día haciendo de Albet i Noya una bodega de máxima calidad en Europa, EE.UU., Latinoamérica y Japón. Además de su especial atención al enoturismo, el respeto por el medio ambiente… Una bodega familiar que sin lugar a dudas desprende personalidad propia.

De hecho, si hay un calificativo que pudiera expresar la característica fundamental que distingue a esta bodega, sería el de “terroir” único. Sus características únicas de suelo, arcilloso calcáreo y poco profundo localizado en los Costers de l’Ordal, dan lugar a estos vinos de gama alta…

El 50% de la producción a lo largo de las 80 hectáreas de viñedos, proviene del cultivo de 12 variedades de uva tinta. El resto de la producción se reparte en un 30% para los blancos, con 11 variedades y un 20% para los espumosos. Además, no solo cultivan sino que compran uva de 12 viticultores locales, convertidos de hecho al cultivo ecológico, siempre bajo las directrices y asesoramiento de la bodega. Así es como Albet i Noya garantiza una calidad óptima de la uva y el respeto por la viña.

By | 2017-08-16T08:55:35+01:00 abril 27th, 2017|News|0 Comments

About the Author:

Leave A Comment